Betagarri

 

Si quien canta su mal espanta, algo parecido debe suceder al que silba. Puede sonar un poco simple si pensamos en la vida con mayúsculas, pero no está nada mal para el día a día, y qué es al fin y al cabo la vida sino un día a día. Y no nos referimos al silbar del que se desentiendo, sino a una actitud para intentar que no nos roben aquello que, a fuerza de apretarnos, nos dejan, nuestra felicidad. La felicidad necesaria para luchar cada día por lo que queremos por muy difícil que nos lo pongan. Si algún día os sorprendéis a vosotros mismos silbando una de las canciones de “Bizitzari Txistuka”, todos los meses de trabajo que hemos invertido en la grabación y la composición habrán valido la pena. Y como dijo Emma Goldman y alguna cosa que lo escribió en la pared de un camerino: “Si no se puede bailar, no es mi revolución”. 

Tal y como dicen los propios Betagarri “La verdad es que suena un poco absurdo eso de que es el mejor trabajo hecho hasta ahora, que estamos muy contentos, que es el más maduro… Si para nosotros no fuese el mejor trabajo hasta el momento, no lo enseñaríamos, si tras haber hecho el mejor trabajo no estuviésemos contentos, sería un poco extraño, y si dieciséis años después de comenzar a hacer ruido, no fuese un disco más maduro, pues también sería un poco difícil de entender. Pero es que además hay ciertas cosas del disco que puede que solo las veamos nosotros, como les sucede a los padres con los hijos, y que desde fuera pasen totalmente desapercibidas. 

Siempre nos han presentado como una banda de Ska, calificativo del que nosotros intentábamos alejarnos, por mero respeto a las bandas de Ska, y puede que haya llegado el momento en que esa definición se acerque a la realidad. A nosotros nos parece que hemos creado un disco bastante skatalítico, con muchos temas de medio tiempo, y melodías bonitas, tanto de voz como de vientos. Volviendo al título, digamos que son temas propicios para tararear o silbar. Por supuesto, y para no perder las buenas costumbres, también hay canciones que se alejan del resto, aunque creemos que en general, el disco tiene un estilo bastante definido. Más de una vez nos hemos planteado si no serían demasiados catorce temas, pero llegada la hora de dejar fuera alguno, se nos encogía el corazoncito, y finalmente todos han tenido su espacio, porque realmente nos gustan, y porque los hemos visto crecer, con sus cosas buenas, y con sus cosas malas. 

Resumiendo, y por no acabar diciendo tonterías, la mayoría de los temas del disco giran alrededor del Ska, aunque en algunos se nos vaya la mano hacia nuestros orígenes, de los que por supuesto nos sentimos más que orgullosos y que obviamente, seguirán apareciendo en nuestros directos. Nos vemos.”

 

Imágenes
Contratación +
©BUENRITMO 2011 | AVISO LEGAL